Producir cine emergente desde la mirada juvenil

15 julio, 2016
oberaencortos

Testimonios Cine Joven (5)OBERÁ. El Programa Cine Joven Comunitario cosechó experiencias positivas en el 13er Encuentro Internacional de Realizadores de Oberá en Cortos. Más de 330 alumnos de diferentes escuelas de la provincia, se reunieron al frente de las cámaras, las computadoras y los guiones para trabajar las temáticas propuestas por el Programa Cine Joven Comunitario. El aprendizaje y las expectativas puestas en las once jornadas de talleres realizadas dieron frutos valorados para el desarrollo escolar.

“El mensaje que dimos al final fue muy gratificante”
Fue uno de los comentarios de los estudiantes de la Normal Superior 13 de San Vicente, participantes del Cine Joven Comunitario que trabajaron la idea de mostrar adicciones poco conocidas, como el cutting; o la práctica de autolesionarse; “buscamos mostrar otras perspectivas, otras adicciones, demostrar que los chicos también pasan por otras cosas”. Con respecto a los trabajos de sus compañeros de otras partes de la provincia, se mostraron asombrados de “ver los trabajos de chicos de diez años con historias muy buenas”. Así también comentaron acerca de los cortos de las comunidades aborígenes: “el intercambio cultural que se produce con ellos es muy grande, conocimos realidades y problemáticas diferentes a las nuestras”.

“Estamos en ronda y nos escribimos por teléfono”
Los estudiantes de San Vicente del BOP 97, trabajaron una propuesta muy actual: la tecno-adicción. Buscaron mostrar “los valores que se pierden con la tecnología, y la falta de diálogo, ésa fue nuestra idea” dijo Ailín, una de las estudiantes que dirigió el grupo de producción. Aprendimos algo único, vivimos una experiencia muy buena”, expresó finalmente.

“Esto es una semilla muy grande”
Afirmó uno de los coordinadores del CAJ de la Escuela de la Normal Superior 13, de San Vicente acerca de las actividades emprendidas durante el Programa de Cine Joven Comunitario.
La propuesta de trabajar con los chicos fue un impulso para crear relaciones más cercanas con los estudiantes. “Creo que fue la parte más positiva, enlazar, y coordinar con ellos actividades de ésta magnitud, se separa la brecha que hay entre el alumno y el profesor”, indicó.
Así también, demostró el entusiasmo de los chicos al finalizar los talleres, “tienen una alfabetización, que hace tres meses atrás no la tenían; hablan de planos, de bastidores, y te esto te da la pauta de continuar con las actividades”.

Testimonios Cine Joven (4) (1)